jueves, 26 de noviembre de 2020

LA CRISIS OCCIDENTAL ANUNCIADA

 LA CRISIS OCCIDENTAL ANUNCIADA 

Por Cristian Rodrigo Iturralde


¨Una civilización no es conquistada desde fuera hasta que no se ha
destruido a sí misma desde dentro¨

                                     Will Durant


Spengler y Toynbee frente a la Modernidad

        En 1918 se publicaba la primera entrega de ¨La decadencia de Occidente¨ de Oswald Spengler, libro epigonal tanto de la filosofía política como de la filosofía de la historia, donde se planteaba por primera vez la tesis de que la civilización occidental había ingresado en una fase de inexorable declive y que se encontraba pronta a su desaparición. Seguido a un minucioso análisis de las culturas históricas más preponderantes y su derrotero, sostiene el autor que éstas, cual seres vivos y orgánicos, pasan indefectiblemente por un ciclo vital compuesto de cuatro etapas, a saber: Juventud, Crecimiento, Florecimiento y Decadencia. Según el esquema o método spengleriano (que denominó ¨morfología comparativa de las culturas¨), cada uno de estos estadios era reconocible por una serie de rasgos distintivos que se manifestaban en todas las culturas por igual, de modo que era posible vaticinar cuando éstas se encontraban en su fase final.

        Es decir, rompe Spengler con la concepción lineal de la historia sostenida por el positivismo, pero sobre todo con su dogma del ¨progreso indefinido¨, esto es, con la creencia de que a medida que se avanza en el tiempo, las personas y las sociedades progresan indefectiblemente hacia algo mejor. El alemán, en cambio, advierte que la historia es en realidad cíclica y que el declive de una cultura parte del momento en que ésta comienza a ignorar o rechazar indistintamente lo pretérito (que tiene como caduco u obsoleto), y con esto su propia historia y valores nodales.
        Advirtiendo la vital importancia de los valores, estructura y vitalidad cristiana en la historia occidental, portadora y trasmisora de lo mejor del legado grecorromano, sostiene que el periodo de florecimiento de una cultura coincide con la centralidad de los ideales ético religiosos. Lo cual, en lógica inversa a su esquema morfológico, le hace concluir que el envejecimiento o decadencia de una cultura van de la mano de la desacralización.

        La evidencia empírica sustentaba tal tesis, donde tal vez el caso mas notorio sea la etapa imperial de los romanos, donde las causas de su decadencia y caída no deben buscarse en motivos exógenos, en lo meramente fenomenológico (como las invasiones germánicas) sino en el estado de corrupción moral, espiritual y cultural en que se encontraba sumido, que ni siquiera la conversión de Constantino pudo revertir. Era aquella una Roma que había perdido el sentido de lo trascendente y de lo perenne, olvidando sus orígenes y misión histórica y, por tanto, su identidad, lo cual narran y describen con meridiana claridad el poeta Horacio y el santo Agustín de Hipona. La ciencia de la filosofía de la historia confirma a ésta, la desacralización, como el causal primordial en las caídas de las civilizaciones más relevantes. Dicho de modo sencillo y con una analogía, la enseñanza de la experiencia histórica es la siguiente: así como el ser humano precisa en su organismo de los anticuerpos para rechazar y/o combatir las enfermedades, lo no deseable, lo mismo sucede en una cultura (entendida como estructura orgánica). Una cultura que ha perdido su identidad y esencia, su ser y acontecer histórico, terminará indefectiblemente por desaparecer, implosionar o ser presa fácil de la barbarie (de hecho, son las tribus bárbaras las que invaden y conquistan Roma). Por eso dice bien el filósofo Will Durant que ¨una civilización no es conquistada desde fuera hasta que no se ha destruido a si misma desde dentro¨.
        Ahora bien, ¿qué había observado el conservador alemán para anunciar entonces la decadencia de Occidente? Vaticina primero que los ideales centenarios de la civilización europea no sobrevivirían inalterados tras la Primera Guerra Mundial, vencido ya el ultimo bastión de la civilización occidental que era el imperio austrohúngaro. Detecta una clara desmoralización, incapacidad y hasta defección de las elites europeas en su misión histórica (lo que llevará al escritor ruso Máximo Gorki a decir en 1917 que Europa se había suicidado). Paralelamente, ve con preocupación el auge de las masas o, mejor dicho, al hombre masificado, a aquel ¨hombre masa¨ del que luego hablará Ortega y Gasset; un hombre fácilmente manipulable, acrítico, sin raíces ni filiación, amante de las novedades y solo ocupado en el progreso material. ¨Unas masas¨, escribe, ¨que odian las buenas maneras, cualquier distinción de rango, el orden que proporciona la propiedad, la disciplina del conocimiento¨; una Europa que, al decir de Gasset, caería inevitablemente en la ¨inercia moral, la esterelidad intelectual y en la barbarie omnímoda¨.  
        Otrora enraizada en lo trascendente, lo espiritual, lo no humano y en lo mejor de los ideales clásicos de los antiguos, había alcanzado aquel ¨símbolo máximo¨ que representaba lo arquetípico y el leitmotiv occidental; aquella ansia por lo infinito -manifestada en sus gloriosas catedrales góticas-, aquel afán conquistador y civilizador de quien se sabía superior, aquel esfuerzo total aun por las cosas a priori inalcanzables pero deseables, que veía el triunfo en el andar constante por un camino recto, independientemente del desenlace final o de la utilidad práctica. En pocas palabras, esta otrora gloriosa civilización occidental ha perdido el sentido de finalidad metafísica, sujeto ahora a los dictámenes de la ¨razón instrumental¨ comteana, donde la ética es reemplazada por lo utilitario. Esta nueva Europa había abrazado ahora la inmanencia, lo tangible, lo meramente utilitario, cultivando la debilidad y la autonegación, y abrazaba una plutocracia regida por burócratas y tecnócratas, creando aquella sociedad de ¨estómagos llenos y almas vacías¨ de la que hablaba Aldous Huxley en 1923, que no tiene la capacidad ni el deseo por pensar o reflexionar sobre las cuestiones verdaderamente urgentes y trascendentes.

        Se ha sucumbido sin resistencia ante un igualitarismo enajenante -dominado por la numerolatría o ¨cuantofrenia¨, al decir de Pitirim Sorokin-, al nomadismo, la tecnolatría y la masificación o standardización, adoptando el pacifismo anticastrense, el hedonismo dionisiaco y el relativismo. Esa Europa referente y civilizadora ya no existe porque ha perdido sus raíces, puesto que como apunta don Faustino Menéndez: “el pueblo que no conoce su pasado, que ignora las vías por donde llegó a estar donde está y a ser lo que es, queda a merced del que quiera mostrarle una historia falsificada con fines sectarios. La instalación en la historia es la más sólida base del hombre, porque condiciona todas las estructuras que le sitúan en la sociedad. Cuando la pierde, queda sin raíces, privado de elementos de juicio y de elección”.
        El mentado desarraigo constituye para Spengler el signo más evidente de la afirmación de la Modernidad en el mundo occidental; modernidad ésta a la que el reputado filosofo germano-norteamericano Eric Voegelin llama ¨la perversión del inmanentismo¨, que lo que busca en última instancia, mas allá de cualquier eufemismo o declamada pretensión altruista, es la cancelación de la era cristiana para entrar en la era posteristiana (¨The new science of Politics¨).
        El gran historiador de las ideas Arnold Toynbee compartió entonces, al menos en alguna medida, tal diagnostico situacional, aunque, menos fatalista que Spengler, lo que vaticinaba no era la desintegración total de nuestra civilización sino mas bien un declive, una decadencia que podría ser reversible, puesto que toda cultura superior (estudió mas de 24 civilizaciones) debió afrontar en algún momento de su historia situaciones similares que supo sortear, y es justamente esa capacidad de reacción, superación, reinvención, (que denomina «challenge-and-response»; reto y respuesta) lo que distingue a una cultura vital de una moribunda. Es decir, son los repetidos retos y respuestas los que constituyen los ascensos y descensos en la vida de las sociedades (leer su ¨la civilización puesta a prueba¨), y ofrece aquí el caso de la Iglesia católica cuando resolvió el caos de la Europa post-romana mediante la adscripción de los nuevos reinos germánicos en una sola comunidad religiosa. Pero solo puede responder con éxito al desafío aquella cultura que cuente con minorías esclarecidas, que el autor llama ¨creativas¨, que  deben ser capaces de imponer su concepción sobre la mayoría pasiva e infecunda; que éstas acepten e imiten su pensamiento y su acción (el inglés llama a este proceso ¨mimesis¨). Si esto no sucede, la cultura muere, siendo absorbida por un ente universal.

         La mentada decadencia, según este filósofo, se manifiesta a través del estancamiento cultural. Indudablemente, para una civilización milenaria como la occidental que ha venido progresando cualitativamente y sin pausa desde los griegos, un ¨estancamiento¨ ha de interpretarse como ¨decadencia¨, pues ha dejado de dar aquello que antes le era connatural. El declive esta civilización se da luego de una fase que denomina ¨de los Estados Parroquiales¨, donde se produce una lucha fraticida entre las distintas naciones que forman esa civilización  (como las Guerras del Peloponeso en la Grecia Clásica), y en el caso de Occidente, con la Primera y la Segunda Guerra Mundial. El fin de este periodo de luchas entre estados termina con la formación de un llamado ¨Estado Universal¨ que inaugura un periodo de paz y estabilidad, pero que inequívocamente, para Toynbee, anuncia el comienzo del fin de esa civilización. El tiempo dio la razón al filósofo inglés, lo cual queda claro con la trascendencia que han adquirido organismos internacionales como la ONU o las formaciones de bloques continentales (como la Unión Europea), avasallando no solo la soberanía y derecho de autodeterminación de las naciones sino bregando por la instauración de un orden totalmente contrario a su propia tradición occidental. Por eso acierta Toynbee al afirmar que las sociedades, las civilizaciones, casi siempre mueren por suicidio.
        Lo que en aquel entonces ningún filósofo de la historia pudo preveer era que esta implosión, esta automutilación, comenzaría con el proceso de homogenización contracultural universal orquestada por un marxismo reconfigurado con fines de dominación mundial. Resulta asimismo singularmente interesante su advertencia sobre que a efectos de conservar y/o recuperar la doliente civilización, debe evitarse una nueva fase ¨metafisica¨ o lo que llama ¨Iglesia Universal¨, puesto que ésta traerá aparejado inevitablemente unas creencias que colisionarán con la fundacional de aquella, terminando por destruirla (hoy tenemos al new age, al naturalismo y al derechohumanismo sustituyendo al cristianismo). Al perderse la unidad de la civilización por lo que llama ¨cismas de la sociedad y del alma¨, esta queda permeable a la influencia de la barbarie, ocasionando ahora sí su desintegración total.  
        Lo que nos interesa advertir de estos y otros filósofos de comienzos del siglo XX, es que señalaban, primero, la existencia de una crisis occidental cuasi terminal, y luego que el carácter de ésta era eminentemente cultural. Lo que no podían identificar con precisión en ese entonces, empero, es quién iba a materializar, aprovechar aquella coyuntura, porque si bien el marxismo era una realidad y un claro peligro y enemigo de Occidente, sus implicaciones eran más bien políticas y/o geopolíticas. La izquierda cultural se encontraba aun en pleno desarrollo en los laboratorios sociales de Frankfurt, logrando cierta visibilidad en los años 40 y 50, y explotando definitivamente a fines de la década siguiente.

        La Escuela de Frankfurt se funda pocos años después de la publicación del primer libro de Spengler, y casi simultáneamente al segundo, que completa la obra. Y así, con el Instituto de Investigación Social, los intelectuales servirán hasta el día de hoy como agentes de la dictadura universal del ¨Pensamiento Único¨.

lunes, 23 de marzo de 2020

NOSOTROS, LOS MARCIANOS

NOSOTROS, LOS MARCIANOS
 (Solo para entendidos)


          Desconozco si seré el único que lo ha notado, pero me ha llamado poderosamente la atención últimamente la cantidad de personas interesadas en la geología interplanetaria. Parece ser un gremio algo hermético, puesto que no responden preguntas a neófitos o curiosos. Aunque me dicen que para ingresar en la cofradía solo hay que conseguirse uno de esos trajes espaciales y no hacer demasiadas preguntas. Según me han dicho, el signo de interrogación es considerado como símbolo de rapante insensibilidad, y por ello no lo utilizan ni permiten su empleo en sus selectas tenidas. 
            Pero como sea, lo cierto es que en un primer momento pensé que se trataba de alguna nueva moda o tendencia púber, puesto que es en esta etapa de la vida donde suele emerger con mayor energía la soberbia y el desdén por la evidencia y los datos que contrarían las convicciones propias. Además, son los jóvenes quienes gustan de estrafalarios atuendos. 
       Pero mi estimación fue incorrecta, me equivoqué: los astronautas son legión, y una temible. Se encuentran debajo de cada baldosa o monitor y se elevan como saltamontes, apuntando a la yugular del desprevenido. Los hay de todo rango etáreo, color y medida y parecen haber ya copado toda la parada. Todo es muy raro en estos días. Personas que hasta ayer luchaban por la libertad de expresión, hoy parecen más ocupadas en cercenarla, y los cristianos de misa diaria temen más a un virus que a la no salvación de su alma, mientras progresistas alaban la labor del Ejército y los libertinos y libertarios celebran su propia reclusión forzada… 
          …El género de ficción distópica ha quedado minúsculo y obsoleto ante este nuevo escenario y la gente ya se refiere a nosotros como ´marcianos´. 

            Pero no todo es malo y feo aquí: no seamos alarmistas, conspiracionistas o negacionistas (lo que sea que ello signifique). A fin de cuentas, pareciera que finalmente la sociedad -antes ocupada solo en defender los derechos de los ornitorrincos del Mar Caspio- ha evolucionado (en tiempo record) y tiene ahora consciencia del valor de toda vida, incluida la humana. Lo cual, lógicamente, es algo que debería reconfortar, puesto que hasta ayer nomás, nadie lloraba a los millones de bebes asesinados, a los muertos por tuberculosis en Camboya y ni siquiera al pobre desgraciado que caminaba campechanamente por calle Corrientes y le cayó una sartén en la cabeza. 
          Enhorabuena. Al parecer el mundo ha entrado en razón en este 2020: toda vida vale (salvo, claro, que el difunto hubiera tenido la mala suerte de morir a causa de enfermedades menos contagiosas o de menor prensa que el Covid-19. Aquí el status cambia).

         Lo que si en verdad no comprendo es por qué los astronautas nos odian tanto a los marcianos. No somos sus enemigos. Nuestras intenciones son nobles (como las que Uds. aducen), y también tenemos padres, abuelos y amigos, y por el momento no pensamos linchar a ninguno. Si, es cierto que cada tanto se nos escapa alguna preguntilla y que nos atrevemos a pensar más allá del relato oficial, pero nadie es perfecto, amigo.

        Ahora bien, no soy quien para meterme con la fantasía de nadie –máxime en tiempos donde percepción mata realidad-, pero mal haría en no advertirles una o dos cosas, aunque se enojen. 

1. Pueden vestirse de Batman –hasta esa libertad les dejamos-, pero créanme: cuando se despierten, Michelle Pfeiffer va a seguir siendo la novia del vecino y el índice de mortalidad por mordidas de ficus enojosos seguirá siendo mayor que el de Covid-19.
 2. Vestirse de murciélago o de Apollo XIII, sacarse una foto y publicarla en Facebook no los hace más sensibles o mejores personas que otros con mayor aprecio por la estética o el sentido común (como nuestros marcianos correligionarios Trump, Bolsonaro, México, Chile, Uruguay, Israel, Cuba, etc.). Consejo: amplíen su guardarropa.
3. No. Su atuendo no ayuda a la gente a estar mejor sino a enfermarla de pánico. Por enésima vez: Recaudos, sí. Histeria, no.
4. Y che, dale… no sean botones. Larguen el teléfono y dejen de filmar y denunciar al tipo que sacó a su perro más de cinco minutos y estornudó. Ni él ni su perro son terroristas bacteriológicos. 

          Por último y para ya terminar estas líneas que te he dedicado, déjenme adelantartes como termina el cuento… Todos vamos a morir en algún momento. Pero pueden elegir como morir vestido. Nosotros, los marcianos, elegimos hacerlo  con los pantalones y las botas puestas, de cara a Dios.

Saludos de un marciano que busca tranquilizar a la población (Dios mediante, con mejor suerte que los mass media).
C.R.I.


martes, 5 de marzo de 2019

"Inquisición" no es sinónimo de" totalitarismo feminista" (sino justamente lo contrario)



Por Cristián Rodrigo Iturralde

     
       Entiendo que a efectos prácticos, en una explicación -en este caso sobre el feminismo-, pueda resultar bastante más sencillo realizar una analogía con ciertas ententes, especialmente con aquellas que guarden una carga negativa muy grande. Pero creo que aun siendo buena la causa seguida, no podemos para ello valernos de premisas falsas, y mucho menos si se siguiera de esto un perjuicio a la imagen de la religión fundacional de nuestra querida Patria y de la civilización occidental toda. Jamás nos olvidemos que el primer enemigo del marxismo -y sus variopintas fachadas- siempre ha sido la Iglesia Católica.
     

miércoles, 5 de diciembre de 2018



PERÓN: NI NACIONALISTA NI REVISIONISTA, PERONISTA
(Rtta. a la nota de F. G. Addissi del 26/10/18)


Por Cristián Rodrigo Iturralde

         El día de ayer, en el sitio “Noticias del Congreso Nacional”, el Sr. Federico Gastón Addissi publicó un artículo titulado «Refutación al art. de Iturralde “Perón y el revisionismo”» (1) , abriendo de este modo un debate, que acepto gustosamente.
     Como dato anecdótico y para amenizar, paso a comentar al lector general que conozco a mi circunstancial contendiente hace ya largos años, desde tiempos en que ambos militábamos en la Juventud Federal del “Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas”. Si bien tenemos y hemos tenido nuestras importantes diferencias en torno a asuntos como el precedente, siempre conservamos un trato de respeto y procuraré que así siga. 
        Sin más prolegómenos, pasemos ahora a lo nuestro.
      En el sintético escrito al que hace referencia, procuro probar que lejos de haber sido un promotor de la línea del revisionismo histórico y de Juan Manuel de Rosas, Juan D. Perón fue enemigo de ambos (o de mínima, no suscribió a ninguno) y que si bien por momentos, y tal vez a priori, su relación con éstos podría parecer algo ambigua, una segunda aproximación algo más detenida sobre la cuestión, aclarará el panorama de modo definitivo. 

domingo, 2 de diciembre de 2018


TRAPECISMO HERMENÉUTICO Y DOS TESIS 
(Respuesta al artículo de Lucas Carena del 26/11/18) 

Por Cristián Rodrigo Iturralde

       Recientemente, Lucas Carena (en adelante, el A.) publicó una respuesta a un artículo de mi autoría del 12/11/18 (titulado ¨Excomulgado o no, Perón fue enemigo de la Iglesia Católica¨), en cual, básicamente, reconfirma su posición en torno al asunto de marras, presentando nuevos elementos y ciertas objeciones (1) . He leído con fruición su refutación, y lo primero que he decir es que ha sido escrita con la mesura y caballerosidad que lo distingue. Indudablemente, sería bastante más simple nuestra tarea si tuviéramos enfrente a un completo desconocido que fuera además enemigo declarado. Pero las cartas han caído de este modo y ahora no queda otro remedio que jugar. 
       Dicho esto, celebro –por el bien del debate- que el A. se asuma final y formalmente como peronista y que haya levantado su estandarte públicamente; de modo que ahora ambos hemos sincerado nuestra posición. Siempre me han molestado los sujetos vacilantes e indefinidos, pero más aún aquellos que simulan estarlo, avanzando por aproximación indirecta, eludiendo proyectiles y resguardándose en la presunta ecuanimidad que le conferiría no pertenecer a ninguno de los bandos en pugna. 
       Quisiera comenzar reparando en el epígrafe que acompaña la nota, donde señala el A. que preferiría ¨invertir (su) tiempo en otros debates y, por supuesto, con adversarios ideológicos como el marxismo y el liberalismo¨, dejando entrever –a su juicio- que el tratamiento de esta cuestión carecería de sentido y utilidad a los efectos de combatir a los enemigos de la patria. No obstante, lo primero que cabría apuntar en este sentido es que quién inició el debate sobre el asunto fue el propio A., desde su “Perón no está excomulgado (Apostilla de Pedro Badanelli)”, escrito en 2017 (y que se ocupó en hacer circular). Tal vez no lo haya advertido, pero el citado texto establece, al menos de modo implícito, una falsa disyuntiva, dando a entender que no es posible, simultáneamente, hacer revisionismo histórico (sobre el tema que fuere) y combatir a los adversarios ideológicos (como si ambas tareas fuesen excluyentes una de otra). Seguramente -o permítanme dudarlo-, el A. no hubiera tomado el guante de modo tan decidido ni hubiera objetado la naturaleza o utilidad del debate si la figura revisada fuese otra.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Excomulgado o no, Perón fue enemigo de la Iglesia Católica 
(Respuesta al artículo del Lic. Lucas Carena)


Por Cristián Rodrigo Iturralde

Hace poco menos de un mes, el Lic. Lucas Carena, a quien tengo como amigo y camarada, publicó un artículo titulado ¨Perón no está excomulgado (Apostilla de Pedro Badanelli) ¨(1) , donde entre otros asuntos abordaba la discutida cuestión de la –presunta o no- excomunión a Perón. En aquel momento me encontraba ultimando algunos detalles de mi próxima publicación -que tiene justamente al líder justicialista como protagonista estelar- y no pude dar respuesta a algunas aserciones allí volcadas que creo equivocadas y que no son de poca monta. Ahora, algo más distendido, me propongo a hacerlo.
Dos cosas conviene aclarar antes de comenzar esta suerte de breve refutatio. Primero, que tanto Carena como quien suscribe adherimos a alguna de las variantes de la corriente del revisionismo histórico –en mi caso, pertenezco al ¨clásico¨-; de modo que sabemos que no existen –o no deberían haber- dogmas históricos o personajes que se encuentren exentos de una revisión (de modo que el peronismo ¨ortodoxo¨ y sedicentemente revisionista no debería rasgarse la vestiduras). Esto por un lado. 

jueves, 8 de noviembre de 2018

PERÓN Y LA MASONERÍA


Por Cristián Rodrigo Iturralde

“Se recomienda que todos los hermanos y los cuerpos subordinados cooperen, en todas las ocasiones que se presenten, con las actuales medidas de gobierno (peronista)”.
*Carta de la masonería regular de Argentina a sus acólitos 

“Es una lástima que este presidente se deje aconsejar por la masonería y que esta secta ejerza tanta influencia en el gobierno. Si viviera su mujer, mucho más inteligente que él, no se perseguiría a la Iglesia Católica como ahora se hace”.
Francisco Franco 

a) Lo que pensaba Perón y sus vinculaciones con la secta
Si bien no es objeto específico de este libro historiar la relación de Perón con la masonería  -cuestión que ameritaría una investigación aparte-, no queremos dejar de mencionar alguna palabra sobre el asunto. La masonería, recordemos, es una sociedad secreta gnóstica, antinacional y anticatólica surgida formalmente en el siglo XVIII (condenada reiteradamente por todos los pontífices) ligada históricamente al judaísmo  (incluso varios autores hebreos atribuyen su creación al judaísmo).
Aunque varios discursos de Perón consideraron a la secta en términos negativos (por ejemplo, incluyéndola dentro de la “sinarquía internacional”), existen otras declaraciones donde minimiza su accionar y peligrosidad. Por ejemplo, cuando (cuestionado por la presencia de masones en su gobierno) afirmó que la pertenencia a esta logia sería equiparable a ser “hincha de Boca Juniors”, y que mientras fueran “buenos peronistas” le era indiferente si sus funcionarios eran masones.