martes, 5 de marzo de 2019

"Inquisición" no es sinónimo de" totalitarismo feminista" (sino justamente lo contrario)



Por Cristián Rodrigo Iturralde

     
       Entiendo que a efectos prácticos, en una explicación -en este caso sobre el feminismo-, pueda resultar bastante más sencillo realizar una analogía con ciertas ententes, especialmente con aquellas que guarden una carga negativa muy grande. Pero creo que aun siendo buena la causa seguida, no podemos para ello valernos de premisas falsas, y mucho menos si se siguiera de esto un perjuicio a la imagen de la religión fundacional de nuestra querida Patria y de la civilización occidental toda. Jamás nos olvidemos que el primer enemigo del marxismo -y sus variopintas fachadas- siempre ha sido la Iglesia Católica.
     

miércoles, 5 de diciembre de 2018



PERÓN: NI NACIONALISTA NI REVISIONISTA, PERONISTA
(Rtta. a la nota de F. G. Addissi del 26/10/18)


Por Cristián Rodrigo Iturralde

         El día de ayer, en el sitio “Noticias del Congreso Nacional”, el Sr. Federico Gastón Addissi publicó un artículo titulado «Refutación al art. de Iturralde “Perón y el revisionismo”» (1) , abriendo de este modo un debate, que acepto gustosamente.
     Como dato anecdótico y para amenizar, paso a comentar al lector general que conozco a mi circunstancial contendiente hace ya largos años, desde tiempos en que ambos militábamos en la Juventud Federal del “Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas”. Si bien tenemos y hemos tenido nuestras importantes diferencias en torno a asuntos como el precedente, siempre conservamos un trato de respeto y procuraré que así siga. 
        Sin más prolegómenos, pasemos ahora a lo nuestro.
      En el sintético escrito al que hace referencia, procuro probar que lejos de haber sido un promotor de la línea del revisionismo histórico y de Juan Manuel de Rosas, Juan D. Perón fue enemigo de ambos (o de mínima, no suscribió a ninguno) y que si bien por momentos, y tal vez a priori, su relación con éstos podría parecer algo ambigua, una segunda aproximación algo más detenida sobre la cuestión, aclarará el panorama de modo definitivo. 

domingo, 2 de diciembre de 2018


TRAPECISMO HERMENÉUTICO Y DOS TESIS 
(Respuesta al artículo de Lucas Carena del 26/11/18) 

Por Cristián Rodrigo Iturralde

       Recientemente, Lucas Carena (en adelante, el A.) publicó una respuesta a un artículo de mi autoría del 12/11/18 (titulado ¨Excomulgado o no, Perón fue enemigo de la Iglesia Católica¨), en cual, básicamente, reconfirma su posición en torno al asunto de marras, presentando nuevos elementos y ciertas objeciones (1) . He leído con fruición su refutación, y lo primero que he decir es que ha sido escrita con la mesura y caballerosidad que lo distingue. Indudablemente, sería bastante más simple nuestra tarea si tuviéramos enfrente a un completo desconocido que fuera además enemigo declarado. Pero las cartas han caído de este modo y ahora no queda otro remedio que jugar. 
       Dicho esto, celebro –por el bien del debate- que el A. se asuma final y formalmente como peronista y que haya levantado su estandarte públicamente; de modo que ahora ambos hemos sincerado nuestra posición. Siempre me han molestado los sujetos vacilantes e indefinidos, pero más aún aquellos que simulan estarlo, avanzando por aproximación indirecta, eludiendo proyectiles y resguardándose en la presunta ecuanimidad que le conferiría no pertenecer a ninguno de los bandos en pugna. 
       Quisiera comenzar reparando en el epígrafe que acompaña la nota, donde señala el A. que preferiría ¨invertir (su) tiempo en otros debates y, por supuesto, con adversarios ideológicos como el marxismo y el liberalismo¨, dejando entrever –a su juicio- que el tratamiento de esta cuestión carecería de sentido y utilidad a los efectos de combatir a los enemigos de la patria. No obstante, lo primero que cabría apuntar en este sentido es que quién inició el debate sobre el asunto fue el propio A., desde su “Perón no está excomulgado (Apostilla de Pedro Badanelli)”, escrito en 2017 (y que se ocupó en hacer circular). Tal vez no lo haya advertido, pero el citado texto establece, al menos de modo implícito, una falsa disyuntiva, dando a entender que no es posible, simultáneamente, hacer revisionismo histórico (sobre el tema que fuere) y combatir a los adversarios ideológicos (como si ambas tareas fuesen excluyentes una de otra). Seguramente -o permítanme dudarlo-, el A. no hubiera tomado el guante de modo tan decidido ni hubiera objetado la naturaleza o utilidad del debate si la figura revisada fuese otra.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Excomulgado o no, Perón fue enemigo de la Iglesia Católica 
(Respuesta al artículo del Lic. Lucas Carena)


Por Cristián Rodrigo Iturralde

Hace poco menos de un mes, el Lic. Lucas Carena, a quien tengo como amigo y camarada, publicó un artículo titulado ¨Perón no está excomulgado (Apostilla de Pedro Badanelli) ¨(1) , donde entre otros asuntos abordaba la discutida cuestión de la –presunta o no- excomunión a Perón. En aquel momento me encontraba ultimando algunos detalles de mi próxima publicación -que tiene justamente al líder justicialista como protagonista estelar- y no pude dar respuesta a algunas aserciones allí volcadas que creo equivocadas y que no son de poca monta. Ahora, algo más distendido, me propongo a hacerlo.
Dos cosas conviene aclarar antes de comenzar esta suerte de breve refutatio. Primero, que tanto Carena como quien suscribe adherimos a alguna de las variantes de la corriente del revisionismo histórico –en mi caso, pertenezco al ¨clásico¨-; de modo que sabemos que no existen –o no deberían haber- dogmas históricos o personajes que se encuentren exentos de una revisión (de modo que el peronismo ¨ortodoxo¨ y sedicentemente revisionista no debería rasgarse la vestiduras). Esto por un lado. 

jueves, 8 de noviembre de 2018

PERÓN Y LA MASONERÍA


Por Cristián Rodrigo Iturralde

“Se recomienda que todos los hermanos y los cuerpos subordinados cooperen, en todas las ocasiones que se presenten, con las actuales medidas de gobierno (peronista)”.
*Carta de la masonería regular de Argentina a sus acólitos 

“Es una lástima que este presidente se deje aconsejar por la masonería y que esta secta ejerza tanta influencia en el gobierno. Si viviera su mujer, mucho más inteligente que él, no se perseguiría a la Iglesia Católica como ahora se hace”.
Francisco Franco 

a) Lo que pensaba Perón y sus vinculaciones con la secta
Si bien no es objeto específico de este libro historiar la relación de Perón con la masonería  -cuestión que ameritaría una investigación aparte-, no queremos dejar de mencionar alguna palabra sobre el asunto. La masonería, recordemos, es una sociedad secreta gnóstica, antinacional y anticatólica surgida formalmente en el siglo XVIII (condenada reiteradamente por todos los pontífices) ligada históricamente al judaísmo  (incluso varios autores hebreos atribuyen su creación al judaísmo).
Aunque varios discursos de Perón consideraron a la secta en términos negativos (por ejemplo, incluyéndola dentro de la “sinarquía internacional”), existen otras declaraciones donde minimiza su accionar y peligrosidad. Por ejemplo, cuando (cuestionado por la presencia de masones en su gobierno) afirmó que la pertenencia a esta logia sería equiparable a ser “hincha de Boca Juniors”, y que mientras fueran “buenos peronistas” le era indiferente si sus funcionarios eran masones. 

viernes, 26 de octubre de 2018

PERÓN Y EL REVISIONISMO HISTÓRICO

Por Cristián Rodrigo Iturralde

          En la Argentina, como sabemos, el revisionismo histórico se centró particularmente en la reivindicación de la figura de Juan Manuel de Rosas -y otros caudillos- y en la crítica de la posición argentina durante la Guerra de la Triple Alianza, enfrentándose con la historiografía oficial fundada sobre la obra de Bartolomé Mitre. Si bien esta corriente de pensamiento había comenzado a esbozarse a fines del siglo XIX en los trabajos de Adolfo Saldías y Vicente y Ernesto Quesada, se consolidará en gran medida con los hermanos Julio y Rodolfo Irazusta y Carlos Ibarguren, que a diferencia de los anteriores denunciaban además la injerencia británica en la economía nacional y revindicaban la herencia hispánica. Esta escuela historiográfica, de inconfundible signo rosista y antibritánico, se nucleará luego en el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas (creado el 8 de agosto de 1938 ), entre cuyos fundadores encontramos a Juan B. Ithurbide, Manuel Gálvez, Evaristo Ramírez Juárez, Ramón Doll, Ernesto Palacio, Julio y Rodolfo Irazusta, Roberto Laferrere, Ricardo Font Ezcurra, Carlos Steffens Soler, Mario Lassaga, Alberto Ezcurra Medrano, Alberto Contreras e Isidoro García Santillán.

miércoles, 3 de octubre de 2018

EL FRAUDE DEL DETERMINISMO CULTURAL
(Y el retorno a la barbarie)


Por Cristián Rodrigo Iturralde 

       Si existe una piedra angular o falacia predilecta en la estructura que sostiene el pensamiento posmoderno, o  más específicamente del feminismo vanguardista, es sin dudas la del determinismo cultural. Esta teoría, que carece de toda plausibilidad científica y que ha dominado las ciencias sociales por tiempo de una centuria, sostiene básicamente que todo comportamiento humano, incluidas sus inclinaciones naturales, son necesariamente producto estricto de la cultura recibida. Al mismo tiempo, sus postulados niegan la existencia de principios éticos universales y de verdades inconcusas, desestimando completamente -o minimizando- la vital importancia de la evidencia empírica y de las leyes genéticas. En suma, según la tesis de marras, todo individuo es capaz de crear su propia realidad, pues todo valor o verdad sería subjetivo –aún la más evidente-, consecuencia de la mentada herencia cultural. 
           Amparados por esta falaz doctrina, ha irrumpido en escena un desfile de individuos que afirman ser de un sexo o raza distinta a la que realmente pertenecen y que incluso claman ser extraterrestres, animales o plantas. Como suele acontecer, cuando se deja a un absurdo caminar a sus anchas -o meter la cola- sin llamar a la cordura, aparece pronto uno mayor que dejará al anterior reducido a la nada. Pero en rigor, hasta aquí, esto no debería sorprender en demasía, pues dementes han existido siempre y de los más variopintos calibres y colores. Lo serio y grave del asunto es otra cosa.